domingo, 22 de junio de 2008

NEPOTISMO

Nepotismo + Gatopardismo +Machiavelismo= Lumpenización • Nepotismo: Preferencia que el poder da intencionalmente a parientes o amigos para empleos públicos o favores económicos. • Gatopardismo: Cambiar algo para que nada cambie. • Machiavelismo: Hacer política en función de practicismo. El fin justifica los medios. • Lumpen: Clase social carente de conciencia política, susceptible de servir de apoyo a los intereses de poder. Cuando el poder en Chile decide en 1989 abolir las ideologías, clava una cruz de muerte al proyecto de construir una sociedad humana, donde la dignidad del hombre y sus derechos forman el eje central. En los últimos cincuenta años, el país vivió un profundo debate de ideas sobre que tipo de país queríamos, en 1970, concluimos en liquidar al capitalismo como vía de desarrollo y una amplia mayoría decidió en dos proyectos, iniciar la construcción de una sociedad superior. Treinta y cuatro años después, la realidad es dramáticamente diferente, abortadas las ideas y sus proyectos de una sociedad humana, nos enfrentamos y sufrimos las consecuencias de la imposición primero, por las armas y después, por la traición, de algo que no podemos desde el punto de vista de la coherencia llamar proyecto. Theiyard de Chardin y Maritain con la concepción metafísica del hombre; Rousseau y su contrato social; Kierkegaard y la subjetividad cristiano burguesa; Nietzche con su concepción del hombre gregario y la democratización como forma de educar tiranos; Marx y Engels y su concepto del hombre en la historia y el proletariado como sujeto en la construcción del hombre y la sociedad nueva, mas toda la creación del pensamiento más contemporáneo, han sido anatemizados por estos grotescos censores chilensis. La suma de conceptos y su producto, que sirven de título para este editorial, pretende simbolizar gráficamente, lo que fundamenta la incoherencia del Chile actual. Veinte familias hoy día, deciden el futuro de 16 millones de chilenos a través, de un profundo y escandaloso nepotismo; hijos, esposas, sobrinos, asumen la conducción de la institucionalidad nacional, nuestro Ministro Secretario General de Gobierno, es esposo de una Chadwick, la cual, es jefa del organismo que controla el consumo de drogas en el país y a su vez, hermana de un fundador y senador de la UDI, los cuales, son parientes directos de Piñera, uno de los empresarios más ricos y poderosos del país. Ex presidentes ubican estratégicamente a sus herederos en el poder. Parlamentarios, cuan gatos de campo, detrás de la presa que representa la dieta, ubican subrepticiamente a esposas e hijos como sus funcionarios, detrás de una retórica hipócrita, nos hablan de pluralismo e igualdad de oportunidades. Otro componente de esta ecuación, es el Gatopardismo, entronizado como sistema en el aparato del Estado, se nos hace pensar que todo ha cambiado desde 1990, y en realidad nada en lo esencial ha cambiado, desde la carta fundamental, que regula nuestra convivencia, toda la legislación que se ha producido en el período, mantiene inalterable el sello ideológico del proyecto Pinochetista. El modelo económico, las leyes que regulan las relaciones laborales, la seguridad social, el modelo educacional, el sistema de salud, se han consolidados fundados en la concepción neoliberal, que se prometió abolir en 1989. Hacer política en función de la acción práctica o el fin justifica los medios, constituye otra de las formas de administrar el poder, los objetivos son obtenidos sin escrúpulos, se corrompen normas éticas para imponer planes de obras públicas que terminan no sirviendo a la ciudadanía, se compran voluntades parlamentarias para hacer sobrevivir un plan de transportes ya muerto y que indignifica al santiaguino, se borra la firma de Pinochet de la constitución y se reemplaza por la de Lagos, manteniendo incólume su esencia ilegítima, etc.…etc.… El producto de esta suma abyecta, naturalmente es un descalabro que hoy cruza transversalmente a toda la sociedad, la cual, deambula sin un norte valórico, donde la moral, la ética y las ideas están excluidas, lo cual, transforma a grandes mayorías en servidores de los intereses de la burguesía. Existe una visión lumpen-proletaria que se apoderó del pensamiento de los trabajadores y de la visión contestataria. Hoy el discurso de la ineficiencia, la incapacidad y la victimización es central en el planteamiento de la izquierda. “Lumpenburguesía y Lumpendesarrollo” llamó André Gunder Franck (1929- 2005), a la llamada “burguesía nacionalista” y al viejo desarrollismo de los sesenta, respaldados por la Alianza para el Progreso que hoy, se reedita bajo el marco neoliberal. Esta lumpenburguesia es la que entregó, por una parte, la economía nacional a cambio de garantizar su propio poder, haciendo de la Globalización la sacralización de la dependencia, y por otro, al subdesarrollo como perpetuador de sus privilegios monopólicos. La lógica matemática nos indica, que a mayor acumulación de capital crece proporcionalmente el proceso de Lumpenización de la sociedad. Al final de este oscuro túnel, visualizamos una luz que la constituye iniciativas que hoy día son promovidas y que cuentan con nuestra total adhesión, la Asamblea Constituyente, que propondrá a los chilenos una nueva constitución y el Congreso por los DD.HH., que se realizará el Diciembre próximo, incuestionablemente son bases ciertas de una renovación en el discurso alternativo. Raúl Celpa L.